jueves, 10 de julio de 2008

Brindis

Hoy recordamos y festejamos 192 ños de una declaración revolucionaria.
Como editor independiente, como librero independiente a menudo reflexiono sobre en qué consiste la mentada independencia.
Y es un ejercicio que recomiendo.
Quien lo haga, hallará que mantiene ciertas dependencias y ha conquistado algunas independencias.

En 1824 un ejército integrado por colombianos, venezolanos, peruanos, chilenos y rioplatenses venció a los realistas en Ayacucho.
Si bien el sueño bolivariano no se realizó, en el sentido de una sola gran nación latinoamericana, ya todo el territorio continental quedó libre, liberado.
Para celebrar estos acontecimientos históricos hemos elegido a dos artistas revolucionarios:

Oscar Brahim interviene y subvierte mensajes publicitarios y la señalización de tránsito para subrayar la matrix de nuestra cotidaneidad de ciudadanos urbanos, burgueses, rutinarios. Nos ofrece una pastilla azul y una roja.

Sin que nos demos cuenta, en el cambio de un café, Ral Veroni pone en nuestras manos billetes intervenidos. Nos presenta al mismo tiempo un Olimpo de entidades que nos gobiernan desde 1816, y desde antes también. Y en el mismo acto nos recuerda que no “todo lo que brilla es oro” y que mientras distraídos, divertidos por la sociedad del espectáculo todo lo medimos en dinero, el tiempo marca nuestro paso con su martillo como diapasón.

Ambos nos proponen detenernos; hacernos un autopiquete y preguntarnos por nuestras vidas, por nuestras dependencias.

¿Quieren brindar conmigo? ¡Que viva el arte! ¡Viva la Independencia!

Guido Indij